Clínica Physos

Pilates, la forma de conseguir una conexión cuerpo-mente

El Pilates es una de las modalidades que mayor éxito está teniendo en los últimos años. Y no es para menos, ya que aporta multitud de beneficios tanto a nivel físico como a nivel psíquico.

¿Sabes realmente qué es el Pilates y en qué consiste? En este post te lo contamos.

El pilates es una modalidad que aporta grandes beneficios a las personas que padecen problemas musculares o en articulaciones.

Joseph Hubertus Pilates fue quien lo creó a principios del siglo XX, fusionando y mezclando la fuerza muscular con la respiración y la relajación corporal y mental.

El pilates es una metodología que se basa en el desarrollo de los músculos internos y que ayuda a mantener el equilibrio corporal y que da firmeza y fortalece la columna vertebral. De esta forma ayuda a tratar y prevenir las molestias lumbares o cervicales y malas posturas.

Aunque realmente, trabaja el cuerpo como un engranaje a nivel mental y a nivel muscular.

Los movimientos que lo forman buscan que la persona adquiera consciencia corporal y tenga control del movimiento en todo su recorrido.

Hace algunos años, el pilates era concebido por mucha gente como una forma de rehabilitación o de paliar las molestias musculares. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha visto que es una modalidad ideal para todo el mundo, tanto con patologías como sin ellas.

Hay varias formas de practicar pilates. Una de ellas es utilizando máquinas específicas; en el suelo o con o sin accesorios. En clínica de fisioterapia Physos, realizamos clases de pilates en Salamanca tanto en grupos como individuales para aquellas personas que quieran o necesiten una atención más personalizada y adaptada en caso de sufrir algún tipo de patología.

Beneficios de practicar pilates

1- Mejora y corrige la higiene postural.

Los ejercicios que se llevan a cabo durante las clases mejoran la higiene postural, mejorando la posición del abdomen, el pecho y los hombros.

Así conseguimos una postura correcta en todos los estados en los que nos encontremos (de pie, sentados o caminando). Evitando a la vez los tan molestos dolores de espalda.

2. Mejora la circulación de todo el organismo (sobre todo piernas).

3- Aumenta la capacidad cardiorrespiratoria: pulmones y corazón.

Todos los ejercicios que se realizan se complementan con la respiración, ayudando a relajar el cuerpo y facilitar el movimiento.

Como consecuencia, aquellas personas que practican pilates controlan mejor su respiración durante el día a día.

4- Tonifica la musculatura: sobre todo abdomen y glúteos.

Trabaja todos los músculos del cuerpo y tonifica de manera integral, pero el abdomen y los glúteos suelen ser los músculos que más trabajan durante la sesión.

5- Estiliza la figura.

En general, los músculos queman calorías cuando realizamos cualquier actividad, el movimiento implica consumo calórico, y el esfuerzo de contraer y relajar la musculatura supone una mayor oxigenación en los tejidos.

Además, al mejorar la postura, visualmente se estiliza la figura.

6- Mejora el equilibrio y la coordinación.

Amplía la fuerza y estabilidad en las rodillas y la cadera, por lo que se adquiere mayor equilibro y estabilidad.

7- Aumenta la flexibilidad y la fuerza.

Gran parte de los ejercicios de pilates se basan en el movimiento y estiramiento del cuerpo. Por tanto, los músculos se van alargando y ganando flexibilidad.

Además, incrementa y tonifica los músculos para lograr una aptitud funcional en cada uno de ellos. Los ligamentos y tendones se refuerzan haciendo disminuir la posibilidad de lesiones.

8- Disminuye sensiblemente los dolores, sobre todo aquellos crónicos.

9- Mejora y regula las secreciones de hormonas: ciclo del suelo (ayuda a conciliar y mejorar la calidad del sueño) y ciclo menstrual (mejoras en la regularidad y en los dolores).

10- Mejora el funcionamiento de las vísceras: estómago, riñón, intestino…

11- Estimula en gran medida el sistema inmunitario: refuerza las defensas.

12- Mejora la conciencia corporal.

El secreto del Pilates es que se practica cada movimiento con atención total de la mente. Es decir, se produce la unión cuerpo-mente.

13- Estimula la concentración y la memoria.

Esta disciplina obliga a concentrarse en nuestro interior, poner total atención al detalle, la forma y la ejecución de cada ejercicio, y eso supone evadirse de todo lo demás.

14- Mejora el estado de ánimo: disminuye el estrés y ansiedad, aumenta la autoestima; y por otra parte disminuye el cansancio.

Contacta con nosotros y pide tu cita si buscas clases de pilates en Salamanca. Nos encargaremos de adaptar los ejercicios y ayudar a mejorar tu calidad de vida a través de la práctica de pilates.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.